Uno de mis juegos preferidos de la infancia, conocidos por algunos como los videojuegos para pobres, eran los librojuegos. “Elige tu propia aventura” ha hecho las delicias de muchos lectores amantes de la fantasía, la ciencia ficción y la historia, dotando además a sus historias un elemento de interactividad. A mí me encantaban, y de hecho, conservo varios de ellos, que alguna vez he retomado por pura nostalgia. Hace un par de años han vuelto a las librerías, para alegría de sus fans. Y hoy os recomendaré una pequeña joya actual del género.

Suseya, editorial independiente que apuesta por la literatura fresca y lúdica, recupera estas añoradas aventuras interactivas y nos presenta Tiempo para la verdad, de Samuel San José, autor al que sigo desde hace años y cuyo sello personal es un estilo poético y oscuro, sumado a una rica imaginación. Muchos esperábamos su primera novela, y no nos ha defraudado en absoluto. El autor nos presenta un librojuego de género noir; y el lector se convierte en J. D. Stane, un detective que investigará a contrarreloj el asesinato de una bella joven, contando como principal sospechoso a un reputado magnate del crimen. Como complemento a la lectura, contaremos con marcadores de tiempo que iremos descontando según vaya avancemos en la investigación. Durante la aventura tomaremos decisiones, recogeremos pistas y deberemos resolver situaciones con nuestro ingenio, sentido común y capacidad deductiva.

Ilustración de Tiempo para la verdad, por David Gaite

El estilo narrativo es sencillo y elegante, con toques poéticos bien integrados y que le dan un toque sofisticado a la prosa sin caer en la rimbombancia. La trama se va haciendo cada vez más adictiva, mientras perdura esa sensación de haber tomado una decisión errónea que nos hará temer un final desgraciado. Y en cuanto a los finales, éstos son múltiples y variados, e invitan a la relectura (¿o rejugabilidad?) hasta completarlos todos y hacerse el libro al 100%. Y no, no todos son desgraciados. Los hay amargos, agridulces y satisfactorios. Incluso un huevo de Pascua al que sólo se puede acceder si tomas una decisión más allá de las normas de lectura.

En cuanto a la originalidad de la historia, ésta cumple con todos los clichés de la novela noir: personajes tipo como detective fumador con agudo sentido de la justicia y carácter endurecido, mujer joven y hermosa en el papel de víctima, compañero rudo e impulsivo que puede esconder algo más, mafioso imbatible como antagonista principal… Asimismo, las situaciones que viviremos en la novela son clásicas de este tipo de género: interrogatorio a una familia destrozada, encuentros con personas peligrosas que pondrán trabas a nuestra investigación… Sin embargo, la intención del autor nunca ha sido innovar, sino hacer un homenaje a tantas obras noir que encontramos tanto en literatura, como en cine, como en videojuegos. Y es un buen homenaje, con aire divertido, que encantará a los amantes del género noir. Y no sólo a ellos. Creo que esta novela puede resultar interesante para los nostálgicos de los librojuegos que echan de menos sus “Elige tu propia aventura”, a quienes nunca han probado esta cautivadora combinación de literatura y juego. Y, en general, a quienes les guste leer casi tanto como a mí.

La única parte negativa es que la novela en formato papel está actualmente agotada salvo algunos ejemplares en librería (y con razón), pero si os interesa haceros con ella, podéis disfrutar de su versión digital o, si sois unos románticos de la imprenta, permaneced atentos al catálogo, donde muy pronto la podréis adquirir en formato tradicional.

Tagged on: